Batik comida fusión con vistas a Málaga

574

En un edificio situado en el casco histórico de Málaga y con unas excepcionales vistas, se encuentra el Hostel Alcazaba Premium, un nuevo concepto de alojamiento dirigido principalmente al público joven que aúna la decoración, atención y comodidades que ofrece un hotel boutique, con la filosofía y los precios económicos de un Hostel. Entre los servicios que ofertan a clientes y a los que no lo son, encontramos el restaurante y club Batik. Su nombre lo toma de una técnica de origen oriental que consiste en teñir y decorar telas con colores y es el color el verdadero protagonista de la cocina que el chef Mario Rosado, imprime en todos sus platos. Procedente de la Escuela de Hostelería de Málaga, “La Cónsula” y con una trayectoria profesional que comenzó en Casa Pedro y continuó en restaurantes como el Limonar 40 o Casa Piolas, el joven cocinero consigue fusionar el producto local como el chivo, el jurel o el aguacate, con el exotismo de países orientales y el toque internacional de sabores que provienen de la cocina mexicana o peruana. Así, los clientes de Batik pueden disfrutar de una variada carta que incluye rollitos o pastelas, taco de carnitas, diferentes tipos de tartar o pez mantequilla, sin olvidar los postres como las texturas de chocolate y frambuesas, el cremoso de queso con fresas y crumble de canela o el borracho de Amaretto y sandía.

En la azotea, el Hostel Alcazaba Premium nos sorprende con una terraza chill-out desde la que se divisa la Alcazaba, el Teatro Romano y el Castillo de Gibralfaro, un espacio que se ha convertido en una cita imprescindible, tal y como comenta Ana García, manager del Hostel Alcazaba Premium, y un punto de encuentro para todos los que quieren disfrutar de la noche y degustar una variada selección de bebidas y cócteles, preparados por profesionales que han obtenido reconocimientos en diferentes certámenes.