Invierno gastronómico en Nikki Privé Marbella

478

Entre la amplia oferta de beach clubs que existe actualmente en la zona de Marbella, Nikki Beach destaca por su prestigiosa imagen internacional, su exclusividad, unas increíbles instalaciones y un concepto de ocio y entretenimiento copiado por muchas otras firmas a lo largo y ancho del planeta.
Nikki Beach es una marca mundialmente conocida con sedes en Miami Beach, Saint Tropez, Koh Samui, Saint Barth, Dubai, Mallorca, Ibiza, Porto Heli o Monte Carlo, entre otras. Desde que abrió sus puertas en 2003, Nikki Beach Marbella se ha consolidado como el referente de ocio, relax, lifestyle, gastronomía y gente guapa de alto poder adquisitivo, con una imagen fuertemente asociada al verano.
Nikki Privé es su restaurante y terraza de invierno, un nuevo concepto principalmente enfocado a la gastronomía, el relax, la música, disfrutando del sol y las espléndidas vistas al mar.
Rene Schaefer, Director de Nikki Beach Marbella, explica que era casi obligado tener alguna propuesta dirigida al cliente de invierno, teniendo en cuenta el fantástico clima del que goza esta privilegiada zona de la Costa del Sol. Sus principales clientes son los residentes, familias, grupos de amigos o empresas que quieran celebrar sus eventos corporativos en un lugar diferente y exclusivo, a precios más accesibles que los que se encuentran durante el verano.
Patrice Godino, Chef Ejecutivo de Nikki Privé, propone una carta de invierno basada en la cocina de mercado y el producto de temporada, una gastronomía sin disfraces, llena de sabores internacionales y con un inevitable toque de influencia francesa…
Pero es precisamente la expansión global de la marca y su composición de un equipo humano internacional, lo que influye de manera determinante en el carácter internacional de su cocina, otorgándole ese punto diferencial.
Con capacidad para más de 300 personas, entre la terraza y la zona interior, Nikki Privé ofrecerá este invierno suculentas promociones culinarias de viernes a domingo, como los Friday Sushi Madness o el espectacular Sunday Brunch. Para chuparse los dedos.